La Cosecha Imposible.

Me he hartado de oir de boca de Angels, VC, Fondos, Bancos y otros por el estilo lo mucho que nos iban a ayudar. Pero también a todos ellos sin excepción les he oído pedir Una Cosecha Imposible.

Una de las necesidades mas básicas de la Startup una vez el modelo se consolida es la búsqueda de financiación. A ver si puedo hacer una reflexión sencilla para que estos señores que dicen tener los bolsillos llenos aprendan a ayudar haciendo y dejando de pedir imposibles.

Pensemos en una StartUp como en “una finca”.

Partamos de la base que dispones de una finca bien soleada y fértil. Donde has hecho unas pruebas de cultivo sobre ella, y tienes unos ensayos probados de que la finca es útil, viable y lo quieres cultivar al máximo su potencial.

Ya eres una StartUp y por lo de ahora, trabajas tu solo, eres un emprendedor,…. trabajas de sol a sol y no te da ni el tiempo, ni los recursos para poder acondicionar la finca y explotarla adecuadamente. Lo cuentas en los bares y en casa con una ilusión que contagia y tienes un plan punto por punto que convence por puesta en escena mas que por realidad. Finalmente se termina liando a la familia, a los amigos y fundiendo los ahorros. Ya has pasado el primer examen, los mas próximos creen en ti, son las míticas “tres F” (Friends, Fools and Family) Es muy interesante esta parte ya que esta calaña dice que es por que ahí ven el grado de compromiso de tu entorno. Ni caso. Es para ver que ya no tienes esas reservas y así presionaste mas o esperar a que las agotes.

Es posible que con esto te pase, que ahora tengas en la finca a tu madre que tiene muy buena voluntad pero no sabe nada de lo que quieres hacer, a los amigos que son cojonudos de copas, pero no curran por que son amigos, y tienen aun muchas cosas que contarnos o recontarnos, por lo que mas tiempo en el bar que en finca, los ahorros se acaban y tu familia sigue confiando, pero desde casa.

En este momento aparece el concepto “préstamo” y en especial “préstamo participativo”. Este formato es sobre el papel una solución ideal ya que a diferencia de un préstamo bancario convencional, es el proyecto el que avala el préstamo y no la casa de la playa de tu padre, o la nomina de tu mujer. Pero tiene sus matices, es importante saber leer y no cegarse. Otra opción es pedir solución financiera a un VC, y entrar en la guerra del valor de compañía, imprescindible leer mis post anteriores La vaca, por lo que vale! o Startups, Ferias de Ganado y Tratantes.

Salvo tus amigos, detrás de Bancos, Fondos o entidades de Capital existe la figura del analista o experto que es quien va hacer un estudio de tu inversión. A veces los analistas son imberbes y parece que han pedido permiso en casa para ir a trabajar. Estos niños con cara de haber ganado un concurso de diez en conducta, leen números en vertical y horizontal, han estudiado en medio mundo y sus linkedin son impolutos, con superrecomendaciones en hebreo. Pero normalmente tienen nula experiencia en el proceso de desarrollo de un mercado o negocio.

Los expertos son líderes en potencia que no tienen proyecto que liderar. El inversor tiene una experiencia previa que exhala en cada intervención. El inversor ya ha invertido en empresas similares y él sabe.

Tratar con esta gente es muy cansino. El dinero es arrogante y cobarde por lo que se saca mucho en las conversaciones pero se ve muy poco sobre las mesas. Se trata de una carrera de resistencia donde tu ves como se te acaba la pista de despegue y ellos van dilatando los plazos como malos pagadores.

El analista, por ignorancia te va a poner una condición basada en tiempo lineal. Es decir, que tienes que lograr unos hitos en “n” tiempo. Y tu vas a aceptar por que estas seguro que en tres meses consigues eso que te pide. El experto inversor te va a poner mas o menos lo mismo, pero este por conocimiento de causa.

Tres meses es mucho tiempo, pero es muy probable que firmes en Mayo (como ejemplo) y tus tres meses de acciones se van a producir en Junio, Julio y Agosto. Con lo que tu cosecha no llegara en plazo para cumplir el objetivo. Da lo mismo si cultivas en una maceta o en una parcela de millones de hectáreas, lo único que no va a variar en ambos casos es el factor tiempo.

Inexorablemente las cosechas llegan a su tiempo.

Algo que debes saber, es que analistas y expertos inversores lo saben.

No Comments