Startup Striper

Ayer pasé un buen rato agradable con @diegomarino. Las visitas a la Kapital del Reino hay que aderezarlas con algo más que con la gincana de reuniones poligoneras. Y leyendo su “Un paso al Frente” me acorde que tenia pendiente de regurgitar algo.

Tengo un buen amigo que tiene un problema de orientación nocturna, y por las noches confunde todas las luces rojas de las carreteras con semáforos, sufriendo una irrefrenable necesidad de hacer parada.

En este mes, he acudido a dos saraos de emprendedores. Al Atlantic Venture Forum y al BizBarcelona. Por mas que me prometo que no voy a ir a mas tinglados de estos, me pasa como con las luces rojas. Siempre caigo una vez más.

La cosa es, quien hace de puta y quien de paganini en estos saraos. Y ya lo tengo claro. El Emprendedor hace de Puta. Es él quien se sube a la barra y hace unos minutos de show desnudando su idea, su empresa, mientras unos señores con pinta de gordos sebosos le miran desde la barra pensando por donde se la van a meter.

Después de haber pasado por los diez minutos de baile, se baja a la barra con ellos y se cruzan las miradas en la distancia, acercandose unos y otros con preguntas manidas, tipo:

_ Y tu de donde eres _ Cuanto llevas es este garito _ Cuanto pides por media hora _ Aceptas coinversión _ Cuanto por la salida_

La premisa de la Puta es fácil, págame la copa, tomate dos tu y subimos media que no te da ni para sacarla. La del paganini es, tomate una copa de verdad, frotate frotate haber si te pones cachonda y me subes sin pagar.

Pero como en todo, las putas se van haciendo profesionales, y los paganini (espero que pronto) también. He caído en la cuenta que a algunos ya se nos ve en los andares que vamos muy putas y que les jodemos las copas a estos niñatos que no follan ni en casa.

Por mas pasta que tengas, al final no follas con la mas guapa, sino con la mas necesitada. Pagar mas o menos no garantiza que se te ponga dura. Y que no se te ponga dura no es problema del emprendedor ni de la puta, sino absolutamente problema de paganini. Liberar la frustración, de que a quien te quieres zumbar no te haga ni caso, con la mas necesitada no te la va a poner mas dura ni te va a dar mas satisfacciones. Tampoco creo que te acerque a el objetivo de zumbar donde quieres.

Los emprendedores, como las putas. hablan entre ellos. Y los paganini compiten entre ellos y van en grupitos furtivos en pandillismo, nocturnidad y alevosía.

La puta quiere una buena salida. Igual que el emprendedor, igual que el paganini...

Una pasta grande por un buen rato.  Desgraciadamente al final negocia la salida el guapo seductor del grupo para terminar en una habitación de un motel de carretera con siete adolescentes babosos con el dinero de papa apuntando a ver si dan con el culo. Poco mas o menos lo que hacen los Bussines Angels de a 5.000 euros.

A ver si vais un poco mas de putas!!!….

1 Comment